Fresadora CNC de ocasión: factores a considerar al adquirir una.

12 de diciembre de 20210
fresadora-cnc-de-ocasion.png
fresadora-cnc-de-ocasión

En el sector industrial es casi imposible imaginar los procesos de producción sin la presencia de grandes maquinarias destinadas a una multiplicidad de tareas. Dichos equipos, de hecho, cada vez más, son objeto de importantes desarrollos tecnológicos para la optimización de su funcionamiento. En concreto, en el campo metalúrgico es impensable que algún taller deje de contar con, al menos, un tipo de fresadora para la ejecución de sus labores principales.

En este sentido, y gracias a su completa automatización, las fresadoras CNC han surgido para encabezar la producción en serie de un sinfín de piezas requeridas en los sectores técnicos y profesionales más variados. Este tipo de centros de mecanizado comúnmente representa el eje central del proceso productivo por su efectividad y destacados resultados.

Todo taller en crecimiento o emprendedor del sector industrial, generalmente se fija como meta una alta efectividad en sus procesos más inmediatos, con la intención de tener un retorno de inversión en el menor tiempo posible y evitar el riesgo de importantes pérdidas. Ante ello, sin duda alguna, lo ideal es contar con la maquinaría más efectiva para el cumplimiento de ese objetivo y una fresadora CNC de ocasión se eleva como la mejor opción por su precio y trabajo comprobado.

¿Qué es una fresadora CNC de ocasión?

Una fresadora es una máquina herramienta, empleada en el sector industrial, para la fabricación o acabado de piezas de distintos materiales, formas o tamaños. El proceso que ejecuta este equipo sobre la pieza base es su mecanización a través del arranque de virutas, con el accionamiento de una herramienta de corte giratoria, también conocida como fresa. Generalmente, los materiales sobre los que trabaja este dispositivo son el metal, la madera y el plástico, tratados bajo parámetros de diseño y técnicas previamente establecidas.

Hay distintos tipos de fresadoras que se emplean principalmente en el campo metalúrgico, así como en otras áreas industriales. Su clasificación se hace principalmente en función del número de ejes de que dispone, la orientación del husillo de trabajo o sus características especiales de operatividad. Entre las fresadoras más comunes se encuentran: la fresadora de bancada fija, la fresadora de torreta, la fresadora de engranajes y, por supuesto, la fresadora CNC. No obstante, dada la versatilidad de este tipo de dispositivos, también se hallan prototipos mixtos que pueden reunir aspectos de las distintas categorizaciones, lo que permitiría encontrar, por ejemplo, una fresadora CNC de bancada fija.

La fresadora CNC

Una fresadora CNC es un tipo de fresadora que surge como resultado del desarrollo tecnológico aplicado a la maquinaría industrial. Este dispositivo es reconocido por su elevado nivel de automatización y la gran precisión de sus procesos. Se distingue, a su vez, por la presencia de tres componentes esenciales: el control numérico computarizado (CNC), diversas herramientas de fresado y un cambiador de herramientas automático.

Este tipo de máquina herramienta supera con creces la productividad sobre el resto de fresadoras, aunque por esa misma razón adquirir un ejemplar nuevo de este tipo representa una inversión económica importante que no siempre está al alcance de todos. Sin embargo, es muy  razonable optar por una fresadora CNC de ocasión, o de segunda mano, a precios más asequibles, calidad comprobada de funcionamiento y al menos garantía de un año.

¿Qué tener en cuenta al adquirir una fresadora CNC de ocasión?

Una fresadora CNC de ocasión, así como cualquier otro tipo de centro de mecanizado de segunda mano, regularmente pasa por un proceso de renovación y modernización conocido como “retrofitting o retrofit”, con componentes de última generación para el máximo aprovechamiento de sus funcionalidades, con calidad garantizada y por un menor precio.

Lo más importante antes de adquirir una fresadora CNC de ocasión se centra en definir las aplicaciones que tendrá en los requerimientos del taller donde se desea instalar, además del mantenimiento exigido tras su puesta en marcha.

Asimismo, hay una serie de consideraciones recomendadas que también deben tenerse en cuenta, y las cuales se señalan a continuación:

  • Optar preferiblemente por un fabricante reconocido por su prestigio y calidad.
  • Verificar que la máquina herramienta esté previamente revisada por el vendedor.
  • Priorizar la precisión de las operaciones y velocidad en el cambio de herramientas.
  • Validar si el control numérico ha sido renovado o tiene posibilidad de cambio.
  • Valorar si el equipo cumple con las normas CE.
  • Considerar detalles que optimicen las operaciones.
  • Adquirir equipos con al menos garantía de un año.
  • Aprovechar opciones que brindan servicio técnico postventa.

Aunque parezca difícil, elegir una fresadora CNC de segunda mano no resulta una tarea demasiado complicada. Afortunadamente, quienes subastan o ponen en venta este tipo de dispositivos lo hacen tras sustituirlos por las innovaciones más recientes del mercado, motivados por alcanzar un máximo de prestaciones posibles; pero las máquinas herramientas ofertadas también suelen ser completamente operativas y multifuncionales, y además de poder ser de las marcas más reconocidas.

Una fresadora CNC de ocasión es, en resumen, un tipo de máquina herramienta usada que puede emplear el control numérico computarizado como el eje del centro de mecanizado, o como un componente esencial en las fresadoras más convencionales o específicas. Adquirir una fresadora de segunda mano siempre requerirá contemplar una serie de aspectos importantes pero, tras obtenerse, los beneficios podrán ser infinitamente superiores.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


fresadora-cnc-de-ocasión